/ 30.05.2018 15:54
Recetas con miel que ayudan al tratamiento del asma
compartir
Foto 1 DE 1
Recetas con miel que ayudan al tratamiento del asma
Anota estas efectivas recetas con miel para combatir el asma. (Foto: Istock)

El asma es una patología que afecta al sistema respiratorio. En esta nota te enseñaremos algunos tratamientos para curar el asma. 

Aunque no lo creas, el asma es una enfermedad muy común. Una de las principales causas de este mal es la inflamación de los conductos respiratorios que llegan a los pulmones. Lo bueno es que existen diversas soluciones para tratar el asma, por medio de productos como la miel.

-> TRATAMIENTOS CASEROS PARA REMOVER EL SARRO DE LOS DIENTES

Hay que destacar que la miel tiene propiedades curativas que mejoran la salud de las personas. Entre las más importantes están el alivio del estreñimiento y la aceleración regenerativa de la piel. A continuación, te enseñaremos algunas recetas con miel que ayudan al tratamiento del asma:

1. Aceite con miel y limón
Necesitas 1 vaso con jugo de limón (200 ml), 250 gramos de miel de abeja y medio vaso de aceite de oliva (100 ml). 

¿Qué debes hacer? Tienes que mezclar la miel y el limón en un recipiente. Luego, comienza a agregar lentamente el aceite de oliva y remuévelo hasta que la pasta sea homogénea. Lo ideal es que consumas una o más cucharadas de esta mezcla después de almorzar. 

2. Licuado de manzana, limón y miel
Para este zumo necesitas 1 manzana, jugo de dos limones, 1 cucharada de miel y 1 vaso de agua (200 ml).

¿Cómo prepararlo? Primero, debes lavar, pelar y cortar la manzana en cuatro trozos. Luego, introduce las cuatro partes en una licuadora. También echa el jugo de los limones, la miel y el agua. El resultado es una mezcla deliciosa que puedes consumir todas las mañanas. 

3. Miel de ajo
Es una de las recetas más utilizadas. Solo se necesitan 4 cabezas de ajo y una taza de miel natural (335 g).

Los ajos deben ser triturados. Luego la miel debe cubrir los ajos en un envase. Hay que combinar los ingredientes hasta que la mezcla quede lo suficientemente distribuida. Después sellamos el envase y lo almacenamos en un lugar fresco. A la mañana siguiente consumimos una cucharada antes del desayuno. 

Déjanos tus comentarios