Llámanos a nuestra cabina: 438-8820 opción 1

21.10.2019 10:27
Malnutrición en la tercera edad: signos y cómo evitarla
compartir
Foto 1 DE 1
Malnutrición en la tercera edad: signos y cómo evitarla
Malnutrición en la tercera edad: signos y cómo evitarla (Foto: iStock)

La malnutrición en la tercera edad es un padecimiento que deriva del envejecimiento natural del cuerpo. El paso de los años incide sobre distintos aspectos de la salud y este es uno de ellos.

-> ESCUCHA RADIO LA INOLVIDABLE EN VIVO AQUÍ

A medida que el cuerpo cambia, algunas de sus funciones van disminuyendo. El correcto funcionamiento de la mandíbula, el sistema digestivo e incluso la producción de saliva son algunos de los aspectos que se ven afectados con el tiempo.

Todos estos pequeños problemas pueden acumularse y derivar en la malnutrición en la tercera edad. Por eso es importante ayudar a nuestros seres queridos a ajustar su alimentación según sea necesario y prestar atención a los signos de este padecimiento. Algunos de estos son:

  • Reiterada falta de apetito.
  • Cansancio perenne.
  • Pérdida exagerada de peso.
  • Anemia.
  • Heridas que cicatrizan más lentamente.
  • Úlceras o heridas al permanecer mucho tiempo en cama.
  • Pérdida de capacidades visuales, olfativas y gustativas.
  • Demora excesiva en curación de fracturas.
  • Facilidad de hemorragias.
  • La demencia, si la padece, puede empeorar.
  • Problemas dentarios (retracción gingival, disminución del esmalte, pérdida de dientes).

Estos son algunos de los principales síntomas que acompañan a la malnutrición en la tercera edad

-> CÁLCULOS EN LA VESÍCULA ¿QUÉ FACTORES LO CAUSAN O PROPICIAN?

¿Y cómo se evita? ¡Con estos sencillos pasos!

  • En primer lugar, resulta ideal la consulta con un especialista de alimentación.
  • Alentar el consumo de alimentos sanos: frutas, verduras, granos y carnes magras.
  • Planificar la inclusión de refrigerios, sanos, entre las comidas principales.
  • Agregar suplementos nutricionales y vitamínicos a la dieta diaria.
  • Promover el ejercicio: incluso el ejercicio leve puede ayudar a abrir el apetito.
  • Convierta las comidas (y el ejercicio) en actividades sociales, así serán más disfrutadas.

Si bien estas ideas no evitan al 100% la aparición de la malnutrición en la tercera edad, sí que ayudan a reducir la incidencia de esta. De todas maneras, recuerda que siempre es buena idea consultar con un especialista en cuanto se haga notar cualquiera de los síntomas asociados.

Déjanos tus comentarios

938239747

938239747

Escúchanos en vivo